La nueva administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador

empieza a definir el nuevo modelo de negocios del sector energético en casi todas sus áreas:

electricidad, energías renovables, gas natural, gas LP, hidrocarburos y refinación.

Especialistas, empresarios y analistas consultados ponen en la mesa los costos y los riesgos intrínsecos de un cambio de ruta, en un proceso de implementación de reforma energética, pero a su vez señalan las posibilidades y oportunidades que ofrece la propuesta del nuevo gobierno.

Aquí las opiniones de los expertos:

Sector hidrocarburos y Pemex, un cambio con costos y riesgos

México tiene un gran potencial por explorar para determinar el volumen de hidrocarburos que podría explotar. Una muestra son los recientes descubrimientos petroleros que, de acuerdo con cálculos de Pemex, no sólo bastarían para alcanzar las metas de producción, sino incluso para canalizar al respaldo de reservas para generar una seguridad energética.
Para Nymia Almeida, senior vice president de la calificadora Moody’s, los recursos naturales están ahí, obviamente hay que probar su existencia. Por ejemplo, en el norte México en la parte sur del golfo y Tamaulipas, Veracruz, podría haber condiciones similares a las de Texas, donde se ubica el mayor yacimiento de Estados Unidos.
Asumiendo que los recursos puedan ser similares, se necesita capital para invertir, recursos que han faltado desde hace varias décadas y seguirá faltando ante la cancelación de las rondas petroleras, señala a ENERGÍA HOY.

De ahí que los recursos naturales se quedarán bajo el suelo por más tiempo, básicamente porque no hay recursos públicos, “además Pemex está muy endeudada, por lo que el motor de la industria de los próximos años es un motor débil en la parte financiera, y también en materia tecnología porque no tiene propia para aguas profundas donde está hoy por hoy la mayor parte de los recursos”.

Si bien la tecnología se puede comprar o contratar servicios, no es lo mismo a desarrollar la propia y quedarte con esas ganancias, estás pagando, porque “los recursos económicos son escasos y limitados entre pagar impuestos e intereses muy altos por la cantidad de deuda que hay, es una limitante”.

De manera que “es una industria que va a desacelerar su desarrollo en los próximos años, toda vez que el plan petrolero de la nueva administración está muy enfocado en refinación, con lo que los recursos económicos para exploración y producción serán limitados, y de los 3.7 millones de dólares adicionales de inversión anunciados para 2019 cerca del 68 por ciento serán para refinación”.

 

Contratos de rondas petroleras impulsarán la exploración y explotación
Se tienen compromisos de inversión por 165 mil millones de dólares en los próximos 10 años de las empresas de la iniciativa privada ganadoras de las rondas petroleras, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).
Y ante la suspensión de las rondas petroleras, el potencial de recursos naturales se quedaría perdido, “con lo que el crecimiento petrolero será básicamente de esos compromisos derivados de la Reforma Energética, y el crecimiento que se tendrá será generado por el gobierno anterior”.

 

Los riesgos

La nueva agenda energética del nuevo gobierno (A3 estable) presenta riesgos crediticios para la petrolera paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX, Baa3/Aa3.mx estable), debido al nuevo énfasis en la auto suficiencia de combustible, señala la analista de Moody’s.
Los riesgos se centran en el plan de controlar los precios del combustible, en dirigir inversiones a la construcción o mejora de refinerías, y en potencialmente detener las rondas petroleras, que ha representado inversiones para el desarrollo del sector y la reducción de riesgos para Pemex, además de ganancias.

 

Detener exportaciones, otro riesgo

La propuesta del gobierno entrante de dejar de exportar petróleo traerá riesgos significativos para las finanzas de Pemex y la calidad crediticia de México, advierte Nymia Almeida, ya que quedaría expuesta a mayor volatilidad de tipo de cambio, debido a que los ingresos de la empresa por la venta de gasolinas serían en pesos mexicanos, mientras que su deuda está denominada en dólares estadunidenses y otras monedas duras.

 

La deuda de Pemex

A marzo de 2018, Pemex tenía una deuda por más de 106,000 millones de dólares y pasivos de pensiones por 64,000 millones. Es el deudor más grande de todas las petroleras calificadas en el mundo. Adicionalmente, tiene una carga fiscal elevada, de alrededor de 70% de su EBITDA, lo cual limita su capacidad de inversión.

 

El incremento del precio de gas LP

La Reforma Energética generó grandes expectativas en los empresarios del Gas LP, quienes en 2015 hablaban de crecimiento e inversiones que llevarían a la disminución del precio en un corto plazo para el consumidor.
Para los empresarios del sector había en puerta inversiones en el desarrollo de infraestructura, sobre todo en terminales de importación y ductos para el transporte. Una industria distinta con competencia, calidad y precio.

El subsidio del Gas LP que se aplicó en el pasado consintió en que el precio que pagaba el usuario final estaba por debajo de los precios internacionales y se otorgaba de manera indirecta a través de Pemex Gas y Petroquímica Básica.
El precio actual, explica Figueroa Aeyón, es un reflejo más puntual de lo que cuesta transportar el energético hasta su punto de venta final.
Además a la ecuación se le suman los precios internacionales y el costo del barril de petróleo.

 

Gas natural: alta dependencia del exterior y falta de rutas de distribución

Shaila Rosagel

Aunque la Reforma Energética trajo consigo la construcción de nuevos ductos y un plan para acrecentar la infraestructura para la importación de gas natural, aún se requieren más esfuerzos para poder cubrir la demanda creciente, principalmente en el sector industrial.
La reforma buscó como prioridad la seguridad en el abasto de gas. Actualmente Sistrangas cuenta con un sistema de 18 gasoductos interconectados entre México y Estados Unidos, el principal proveedor de gas natural en México.
La Prospectiva de Gas Natural 2017-2031 elaborada por la Secretaría de Energía (Sener) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto establece que entre diciembre de 2012 y agosto de 2017 se añadieron 3,392 kilómetros a la red nacional de gasoductos, lo cual significa un incremento de 29%.

 

LA PROSPECTIVA DE LA SENER Y EL PROYECTO DE NACIÓN 2018-2024
La Prospectiva e Gas Natural 2017-2031 plantea que el principal usuario de gas natural en México es la generación de energía eléctrica, pues en 2016 la participación del energético fue de 70% debido a la estrategia de sustitución de combustibles caros y contaminantes como el combustóleo y el diésel por fuentes menos costosas y más amigables con el medio ambiente como el gas natural.

En cuanto a los permisos de distribución de gas natural, al cierre de 2016 la CRE contabilizó 23 con una longitud acumulada de 67,918 kilómetros y una cobertura de 3.3 millones de usuarios distribuidos a lo largo del país.
La Prospectiva indica que en 2031 la demanda de gas natural será 26.8% mayor respecto a 2016, con un volumen de 9,656.9 mmpcd (mil millones de pies cúbicos por día), “la demanda se incrementará en la mayoría de los sectores, a excepción del sector petrolero, la cual disminuirá 24% respecto a 2016, por el contrario el sector eléctrico tendrá la mayor participación con 61.6% de la demanda total”.

En el sector eléctrico el gas natural tendrá un porcentaje de participación de 82% del consumo total de combustibles “resultado de la implementación al desarrollo de la infraestructura de gas natural y de la estrategia de CFE (Comisión Federal de Electricidad) para sustituir combustibles caros y contaminantes por combustibles más eficientes y sustentables como lo es el gas natural, aunado a la conversión de las centrales eléctricas a combustión dual”, dice la Prospectiva.

Para mas información presiona aquí